Crónica del día en que cambió todo

0
208

Era una mañana hermosa. La vista sobre la isla de Manhattan debe haber sido espectacular. El celeste furioso del cielo apenas salpicado de unas nubes de un blanco imposible, las torres orgullosas y omnipresentes coronando cualquier postal del sur de la ciudad. Para entonces, sin embargo, cuando la iconografía neoyorquina apareció demasiado cerca en sus vibrantes ventanas de resina acrílica, los pasajeros del Boeing 767 del vuelo American Airlines 11 ya sabían que todo iba muy mal.

Los 92 pasajeros y tripulantes a bordo habían despegado faltando un minuto para las ocho de la mañana desde el Aeropuerto Internacional Logan, en Boston, preparándose para unas nueve horas de vuelo. Pero sólo 15 minutos después de que el avión escondiera su tren de aterrizaje todo cambió. Tres hombres en business class y dos en primera clase saltaron de sus asientos con el “ding” que indicaba que el cinturón de seguridad ya no era obligatorio. Atropellaron su paso hacia la cabina de los pilotos, acuchillando a las tripulantes Karen Martin y Barbara Arestegui, y cortando la garganta de Daniel Lewin, un empresario tecnológico de 31 años.

Para escuchar el audio en el móvil, tocar el texto: Reproducir en Navegador

Según la exhaustiva recreación de los hechos que seguiría perfeccionándose durante años, es posible que Lewin, un israelí estadounidense que sirvió cuatro años en las Fuerzas de Defensa de su país, intentara detener a los secuestradores, y fuera atacado por Satam al-Suqami, quien estaba sentado directamente atrás suyo, en el 10B. Otra posibilidad es que lo haya matado antes de cualquier provocación, como una manera de amedrentar al resto. Fue el primer muerto en un día en que la lista de fatalidades llegaría casi a los 3.000.

Con los secuestradores encerrados en la cabina de los pilotos, la azafata Betty Ong se abrió camino hacia un intercomunicador y llamó a la línea de emergencias de American Airlines. “Nadie sabe quién acuchilló a quién y ni siquiera podemos pasar hacia la clase ejecutiva, porque no se puede respirar. Y no podemos llegar a la cabina de los pilotos, que está cerrada”. Eran las 08:19.

Para seguir leyendo pinchar aquí

latercera.com

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here