LAS ORGANIZACIONES AGRARIAS JUGANDO A GOLF CON LA CEOE

0
2105

Adán Carrilero /Vicepresidente de la Asociació de llauradors de Nules

Artículo de opinión

Cuando nosotros, los hombres y mujeres de nuestra generación abrimos los ojos, nos encontramos con el mundo rural en ruina moral, un mundo escindido en toda suerte de diferencias e indiferencias, y por lo que nos toca de cerca, nos encontramos con un sector en una ruina moral, pervertida por los grandes poderes; un sector dividido por todos los odios y por todas las pugnas de las cuatro grandes marías sindicales. Y así, nosotros, los agricultores de hoy, lloramos en el fondo de nuestra alma cuando vemos las reivindicaciones de estas grandes degeneraciones sindicales.

Con todos los graves problemas que sufre el sector, es indignante ver como el sindicato Unión de Uniones, incluye entre sus más importantes reivindicaciones para el sector, una que nos divide; la de que solo el agricultor profesional debe cobrar la PAC, dejando fuera de ella a una gran parte de productores, ya sea porque tengan otros ingresos, porque no alcancen la cantidad de tierra suficiente o porque simplemente estén jubilados.

Es sinceramente sectario y repugnante este tipo de reivindicaciones.

Inundación de productos que nos llegan de terceros países que producen sobreofertas en el mercado que hacen caer los precios por debajo de los de coste de producción; cosechas que se arruinan por la plagas que no podemos combatir tras la prohibición de fitosanitarios necesarios para controlarlas; subida del gasoil, de los fertilizantes, de los fitosanitarios, de la mano de obra …, pero para estos descerebrados el problema es dejar sin ración del pastel a unos agricultores para tocar a más ración otros agricultores a los que pretenden diferenciar del resto; divide y vencerás.

Esta pequeña agricultura familiar, no solo proporcionaba alimentos suficientes, asequibles y nutritivos a unas ciudades en crecimiento desmesurado y de un consumismo desenfrenado, abogado por las grandes superficies comerciales, sino que también ofrecía otra fuente de ingresos a estas familias, antes de que las Marías se apesebraran en la lactancia del estado, arruinando al sector primario.

Estas pequeñas explotaciones, no solo han dado alimentos a la población, una fuente de ingresos a esos agricultores o ganaderos con pluri-actividad, sino también han pagado carreras de abogados, médicos, jueces,… también han pagado los comienzos de los futuros negocios de sus hijos, porque no olvidemos, que sin está fuente de ingresos, muchos padres no hubieran pagado las universidades de sus hijos.

Ahora resulta que está gente no son agricultores, sino meros chupopteros de la PAC que están arruinando el sector ¿De verdad os creéis que somos tan cenutrios?

Es incomprensible que estos defensores del sector apuesten por los grandes terratenientes y por los grandes lobbies de la alimentación, que es en verdad de lo que va este tema.

Muchos de estos agricultores y ganaderos con pluri-actividad no podrán aguantar este tipo de masacre, porque sencillamente a duras penas pueden aguantar los envites del mercado globalizado que está imponiendo Europa al sector primario, mientras está protegiendo otros sectores tecnológicos, para que venga esta gentuza a quitarles el último aliento de supervivencia.

Esto causará la ruina de muchas familias ya bastante tocadas, a causa de los bajos precios que está recibiendo hoy en día el sector, y mucho me temo, que esto traerá graves consecuencias, una de ellas será la mala venta de estas tierras y el acaparamiento de ellas  en manos de unos pocos. Algo que será nefasto para el sector, sí no solo hay que recordar los tiempos de antaño, como al señorito andaluz que acapara grandes extensiones de tierra y solo podías trabajar o el mismo poder comer sí él quería. ¿De verdad es vuestra gran solución? ¿Dónde habéis estado las últimas décadas? Sí no hubierais estado mamando de la ubres del estado y comiendo langostinos esto no hubiera pasado.

Ahora resulta que la gran salvación del sector es el homicidio en masa de la otra parte esto me recuerda mucho al nacionalsocialismo, el establecer que unos agricultores y ganaderos sean superiores al resto subyugando a las demás para poder «preservar e incrementar los beneficios de unos pocos.

Lo que muchos queremos todos es menos palabrería abducida por los grandes lobbies de la alimentación y más respeto al sector que ustedes dicen que defienden.

 

 

 

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here