PLATOS DE PASTA SANOS Y FÁCILES PARA EL CONFINAMIENTO

0
412

¿Tienes los armarios de la cocina llenos de pasta y ya no sabes con qué combinarla? Aquí tienes una guía para no caer en la aburridísima lata de atún o el socorrido pero poco sexy bote de tomate frito.

¿Se te ha ido la mano comprando macarrones, fusilli o tagliatelle y ahora te preguntas qué hacer con ellos? ¿Estás harto de hervir la pasta y volcar encima una lata de atún desabrida o un bote de tomate frito que te transporta al comedor escolar? No sufras porque esas decenas de paquetes de pasta seca que duermen en un armario de la cocina pueden proporcionar muchas alegrías si sabes cómo tratarlos.

Eso sí, antes de empezar te recomendamos leer los consejos de las hermanas Simili, dos leyendas de la cocina italiana, que veas este vídeo para ahorrarte los errores más comunes al cocinar pasta y que tengas en cuenta que la pasta es una fuente de carbohidratos muy carbohidratada, intenta combinarla con bastantes verduras y un poco de proteína y seguir unas proporciones razonables. Por razonable se entiende una ración de pasta por persona de entre 80 y 100 gramos.

Menos es más

La pasta tiene un sabor neutro y va bien con todo, pero eso no significa que tengas que echarle todo. Como decíamos en este artículo donde reunimos recetas tan treméndolas como unos rigatoni con brócoli, setas, cebolla y gorgonzola u orecchiette con berenjena, ajo, tomate y mozzarela: “Con 4 ingredientes –o menos– y una buena pasta puedes preparar unos platazos de caerte de culo”.

Puedes elegir ingredientes que combinen algo salado –como unas aceitunas, anchoas o alcaparras–, con algo un poco dulce y un poco ácido como tomates Cherry o passata y un elemento aromático; pongamos que albahaca, peladura de limón rallada o ajo. Esta receta de pasta con tomate, ajo y anchoas es un buen ejemplo, como este fresquísimo plato de pasta corta con tomatitos Cherry, albahaca y ralladura de limón.

Para darle una vuelta de tuerca al esencialismo, nada mejor que unos espaguetis con ajo y cayena, el aglio e peperoncino di tutta la vita, son la quintaesencia del minimalismo pastil; y la receta no puede ser más fácil, sencilla y sabrosa. Para cuatro personas, blanquea cuatro dientes de ajo tres veces; luego tritura el ajo con 100 ml de agua y de aceite hasta obtener una crema. A continuación, pon a hervir el agua con sal y, mientras se hace la pasta, calienta la pasta de ajo en una sartén grande con abundante perejil picado, una o dos guindillas secas picadas y sal al gusto. Cuando la pasta esté en su punto, cuélala y mézclala en la sartén con la salsa de ajos y guindillas. Sírvela inmediatamente con un poco más de perejil picado por encima.

Aprovecha el fondo de nevera (o armario)

Para seguir con las recetas, pincha aquí

elcomidista.elpais.com

Deixar una resposta:

Please enter your comment!
Please enter your name here